Blog de artículos

Algunos de los artículos que Barton Consultants publica en medios de referencia.

Al leer el título de este artículo tal vez se ha imaginado, con una maleta, visitando a clientes potenciales. Este artículo no va exactamente de eso.

Hablemos de sus clientes actuales. ¿Usted invierte el tiempo adecuado con sus mejores clientes?

Como socio, ¿se imagina tener un despacho en el que el esfuerzo comercial, de generación de negocio, no recayese solo en usted y en algún otro socio, y que el resto de su equipo contribuyera al mismo? Es algo factible, aunque hasta la fecha probablemente le haya parecido difícil de conseguir.

Los despachos de abogados cuentan entre sus socios con pocos expertos en el proceso de contratación, es decir, en cómo “ayudar” al cliente potencial a preferir los servicios del despacho. Tal vez porque históricamente han tendido a menospreciar la comercialización y se han centrado de manera casi exclusiva en el impulso de los asuntos.

Quien tiene una marca, tiene un tesoro. La marca personal es la percepción, huella o sello personal que dejamos en los demás. Es nuestra reputación. Todos tenemos marca personal; pocos tienen una marca personal fuerte. Por lo tanto, y mejor dicho: quien tiene una marca fuerte, tiene un tesoro.

“Soy la envidia, un sentimiento más presente de lo que parece en la vida profesional o en la política. No se suele hablar de mí, pero estoy muy presente”.

Si destacamos en algo, la envidia de alguno o algunos puede llegar a truncar nuestra carrera profesional o política, sin que sepamos muchas veces por qué motivo no conseguimos determinadas metas.

Buena parte de lo que conseguimos en la vida es gracias a nuestra capacidad de influencia, a nuestro poder de convencimiento, de conseguir que otras personas piensen y actúen como queremos. Hay quien dice que lo que conseguimos en la vida es gracias a nuestra capacidad de negociar. ¿Qué es la negociación sino influencia?

La marca personal es el factor clave en el desarrollo de la carrera profesional del abogado… y de cualquier profesional. Su deficiente gestión suele motivar el estancamiento de las carreras profesionales, de personas competentes que no saben ser lo suficientemente “especiales”, atractivas en el mercado, perdiendo empleabilidad o capacidad de captación de nuevos o mejores clientes.

¿Por qué cuidar o gestionar una marca personal relevante?

En 2001 empezamos a hablar sobre marketing jurídico en España y Europa continental, con un concepto propio y diferencial al de consultores anglosajones. Como pioneros en la disciplina, aquel año impartimos el primer Curso de marketing para abogados, organizado por el Ilustre Colegio de la Abogacía de Barcelona. Lo dimos junto con Xavier Fuertes, gerente en aquella época del ICAB.